Archivo | Cine RSS feed for this section

Monolinguo IX – Halloween

31 Oct

En homenaje a los muertos, los indignos, los amantes de Carpenter, el impecable plano inicial de 4 minutos de su Halloween de 1978  y las estampidas oníricas silenciosas… Hoy dedicamos nuestro Monolinguo noveno al Halloween, este palabro de origen celta que tan extendido está en nuestro imaginario terrorífico otoñal.

En la Antigüedad, en Bretaña, Escocia e Irlanda, se festejaba la fiesta de Samhain el 31 de octubre, último día del año en los antiguos calendarios celtas y anglosajones. En esas ocasiones, se encendían grandes hogueras en lo alto de las colinas para ahuyentar a los malos espíritus, y se creía que las almas de los muertos visitaban sus antiguas casas, acompañadas de brujas y de espíritus. En algunas regiones de Galicia, se mantiene hasta hoy la antigua costumbre celta de hacer caras en calabazas huecas iluminadas con velas por dentro, cada noche de 31 de octubre.

Con la llegada del cristianismo, se estableció el primero de noviembre como Día de Todos los Santos, y el 31 de octubre pasó a llamarse en inglés All Saints’ eve (víspera del Día de Todos los Santos) o también all Hallows’ eve y, más recientemente, Hallows’ eve, de donde derivó halloween. Hallow es palabra del inglés antiguo, significa ‘santo’ o ‘sagrado’ y, como el moderno vocablo holy, proviene del germánico khailag.

Muchas de las tradiciones de halloween se convirtieron en juegos infantiles que los inmigrantes irlandeses llevaron en el siglo XIX a los Estados Unidos y, desde allí, se han extendido en las últimas décadas por el mundo hispánico.

(lapalabradeldía)

 

14/02/2012. El amor.

13 Feb

– Atila, el mítico rey de los hunos, tras casarse con la joven y bella Ildico, quiso sublimar las pasiones empinando el codo que da gusto hasta alcanzar tal grado de embriaguez que se ahogó con su propia sangre tras una hemorragia nasal. El huno sí que sabía celebrar lo sagrado.

– Michèle y Alex, dos extraviados con más de un truene emocional, celebran su maldecido amor por las calles convirtiéndose en “Los amantes de Pont-Neuf”, la película del 91 de Leos Carax, director parisino, amo y súbdito del realismo sucio.

– Dos estrellas, Wolf y Rayer, 30 veces superiores al Sol, celebran su mutuo amor eyaculando rayos Gamma que provocan en la Tierra explosiones destructivas muy sonoras.

– Cortejo del ave del paraíso soberbia (Lopherina Superba), nadie le va a parar cuando se trata de celebrar el amor, va a lo suyo.