Archivo | Etimología RSS feed for this section

Monolinguo IX – Halloween

31 Oct

En homenaje a los muertos, los indignos, los amantes de Carpenter, el impecable plano inicial de 4 minutos de su Halloween de 1978  y las estampidas oníricas silenciosas… Hoy dedicamos nuestro Monolinguo noveno al Halloween, este palabro de origen celta que tan extendido está en nuestro imaginario terrorífico otoñal.

En la Antigüedad, en Bretaña, Escocia e Irlanda, se festejaba la fiesta de Samhain el 31 de octubre, último día del año en los antiguos calendarios celtas y anglosajones. En esas ocasiones, se encendían grandes hogueras en lo alto de las colinas para ahuyentar a los malos espíritus, y se creía que las almas de los muertos visitaban sus antiguas casas, acompañadas de brujas y de espíritus. En algunas regiones de Galicia, se mantiene hasta hoy la antigua costumbre celta de hacer caras en calabazas huecas iluminadas con velas por dentro, cada noche de 31 de octubre.

Con la llegada del cristianismo, se estableció el primero de noviembre como Día de Todos los Santos, y el 31 de octubre pasó a llamarse en inglés All Saints’ eve (víspera del Día de Todos los Santos) o también all Hallows’ eve y, más recientemente, Hallows’ eve, de donde derivó halloween. Hallow es palabra del inglés antiguo, significa ‘santo’ o ‘sagrado’ y, como el moderno vocablo holy, proviene del germánico khailag.

Muchas de las tradiciones de halloween se convirtieron en juegos infantiles que los inmigrantes irlandeses llevaron en el siglo XIX a los Estados Unidos y, desde allí, se han extendido en las últimas décadas por el mundo hispánico.

(lapalabradeldía)

 

Imagen

Monolinguo VIII – Horóscopo

28 Ago

Monolinguo VIII - Horóscopo

La palabra HOROSKOP (oroskopos) de origen griego, se compone de “ORA” (tiempo, temporada) y “SKOPEO” (observo).

Se puede definir Horóscopo como el esquema que reproduce una determinada situación celeste. Para poder hacer este esquema, es necesario dibujar un círculo y se parte en doce sectores de 30 grados cada uno. Estos sectores corresponden a los doce sectores del cielo, llamadas Casas Astrológicas, las cuales corresponden a los doce signos zodiacales.

El nombre zodíaco proviene del hecho de que la mayoría de estas constelaciones tienen nombres de animales derivándose la palabra zodíaco de la palabra griega zoo (‘animal’).

Origen histórico

El concepto de zodíaco fue originariamente propuesto por los Babilónicos antes del 2000 adC como un calendario con el que visualizar el paso del tiempo. La región zodiacal fue dividida en doce partes al igual que aparecen doce lunas cada año. La palabra zodiaco viene del griego zodion, “las figuras” y fue imaginada por los griegos aproximadamente en el siglo VI adC (v. E.J.Webb, Los nombres de las estrellas) “El significado original de zooidion, que es un diminutivo de zoon, es una figura pequeña, pintada o tallada, y así los usa Herodoto en I.7o. Más tarde se le dio también a grandes figuras. Lo usa por primera vez Aristóteles… El término zodíaco se deriva, por tanto de las figuras pintadas en él, y es un error etimológico, muy común, perpetuado en el alemán Tierkries, suponer que las figuras deben ser de animales”.

Para ilustrar musicalmente al monolinguo VIII, os presentamos el último track de la americana Suzanne Kraft, que editó el año pasado en Running Back, el sello de nuestro idolatrado Gerd Janson. El ep saldrá el 11/o9 via Young Adults, para sobrellevar tan señalado y monolítico día.

Monolinguo VII – Satélite

20 Jul

 

The moon is the mother of pathos and pity – Wallace Stevens

Fue a partir de 1957, con el primer satélite artificial, el Sputnik I, que la palabreja comenzó a ser de uso cotidiano a pesar de que desde Nicolás Copérnico (1473-1543) sabemos que la Luna es satélite de la Tierra y que muchos otros planetas, como Júpiter o Saturno, tienen los suyos. Pocos imaginaban por entonces que aquella novedad —vista por entonces como una hazaña tecnológica, pero sin mayores consecuencias prácticas— tendría una importancia tan fundamental en las telecomunicaciones y en la vida cotidiana del mundo de hoy.

El vocablo español proviene del latín satelles, satellitis, tomado del etrusco y usado por los romanos para designar a los soldados de la escolta personal de un rey, príncipe o emperador. Según una leyenda romana, el primer gobernante que tuvo guardaespaldas fue el último rey de Roma, Tarquino el Soberbio (534-509 a. de C.). Posteriormente, por una bella metáfora, la palabra pasó a designar, aún en latín, los cuerpos celestes que orbitan en torno de algunos planetas.

Recomendación monolítica para el nombramiento y la denominación de origen de vuestros perros, gatos, faunos, faunas (satélites naturales de júpiter):  Adrastea, Aitné, Amaltea, Ananké, Aedea, Arce, Autónoe, Caldona, Calé, Cálice, Calírroe, Calisto, Carmé, Carpo, Cilene, Elara, Erínome, Euante, Eukélade, Euporia, Eurídome, Europa, Ganímedes, Harpálice, Hegémone, Heliké, Hermipé, Himalia, Ío, Isonoé, Kallichore, Kore, Leda, Lisitea, Megaclite, Metis, Mnemea, Ortosia, Pasífae, Pasítea, Praxídice, Sinope, Spondé, Táigete, Tebe, Temisto, Telxínoe, Tione, Yocasta. Mayúsculas.

Y aquí el francotirador de satélites, una oda a la materia oscura:

 

Monolinguo VI – Amor

12 Jun

 

La palabra amor proviene del latín amor. Ésta viene de la raíz indoeuropea amma- (voz infantil para llamar a la madre) y del sufijo or- (resultado o efecto). Una falsa etimología de la palabra amor es que es una palabra compuesta del latín, donde “a” significa sin o en ausencia de y “mor” es una contracción de la palabra “mortem” que significa muerte, así, según ésta etimología amor significaría “sin muerte”, por eso se dice que el amor es eterno.

Para el monolito, el amor  es más Arthur Lee o  ésto que lo otro.

 

Imagen

Monolinguo IV – Vampiro

17 May

La sangre es la vida…y será mía… Bram Stoker.

El mito de una criatura ya muerta –supuestamente, el alma en pena de un delincuente o de un suicida– que, no obstante, se alimentaba chupando sangre de los seres humanos prosperó en varios países centroeuropeos durante el siglo XVIII, particularmente en Hungría. Fue en Transilvania, una región que perteneció a ese país y que actualmente está en territorio rumano, donde Bram Stoker ambientó su novela Drácula. El relato narra que estos seres siniestros reposan durante el día en sus sepulcros y por la noche salen a buscar a sus víctimas, las que engrosan las filas de los vampiros después de morir desangradas.

La palabra vampiro apareció por primera vez en la edición de 1843 del Diccionario de la Real Academia Española, procedente del húngaro y del serbocroata vampir. Sin embargo, vampire ya se registraba desde 1734 en inglés y desde 1751 en francés, lengua a la cual llegó desde el alemán vampir y desde la que pasó hacia las demás lenguas romances.

El vocablo originario húngaro proviene del ruso upir, y se considera probable que los rusos lo hayan tomado del tártaro uber ‘bruja’.

Son múltiples los directores que se han vampirizado y adorado a Bram Stocker. Murnau y Herzog con sus respectivos “Nosferatu”, palabro que deriva del griego “Nosophoros”, portador de plagas, ya que el vampirismo era según la literatura, una plaga. Carl Theodor Dreyer y su osada “Vampyr”, de 1932, más centrada en el terror emergente de la mente del invidividuo que en la oscuridad de los hechos en sí. Y, Claire Denis en su desasosegante “Trouble every day”, en las salas de la Filmoteca de Madrid este mes.

Hoy el monolito presenta lo último en vampiros, provenientes de L.A.

Imagen

Monolinguo III – Infierno

2 May

 

Del latín infernum y éste, probablemente, del griego averno o, tal vez, de inferus ‘inferior’, ‘subterráneo’. Para los antiguos griegos, los muertos debían cruzar el río Aqueronte, que daba siete vueltas alrededor del infierno, a bordo de una barca que era guiada por Caronte, un genio del mundo de los muertos, quien navegaba protegido por su perro Cerbero, hermano de la Hidra de Lerna. Caronte cobraba por el viaje, y quien no pagaba la travesía tenía que pasar cien años vagando por las márgenes del río, una idea en la que, quizá, se inspira la creencia cristiana en el purgatorio. Para proteger a los muertos de ese destino, los griegos acostumbraban poner una moneda debajo de la lengua de los cadáveres antes de enterrarlos.

El matrimonio americano Peaking Lights, tras su opiáceo y obnubilado 936 (Not Not Fun, 2011), retoman su genuina visión de la psicodelia en su nuevo single, LO HI, con destellos dub, chillwave y reggae, incluyendo la voz llorosa de su retoño recién nacido, Mikko.

Su nuevo album, Lucifer, saldrá a la luz el 18 de junio via Weird World y Mexican Summer.

 

Imagen

Monolinguo II – Tierra

22 Abr

Monolinguo II - Tierra

Día de la tierra – 22 de abril

Del latín “terra” con mismo significado que el nuestro y relacionado con el verbo “torror”-”secar, chamuscar”. Emparentado con la palabra griega τέρσομαι “térsomai”-”secarse”. Ambas derivan de la raiz indoeuropea *ters- “secar”. En las lenguas germanas se puede encontrar *þurstu (la “þ” pronúnciese como una especie de “th” en inglés) que significa “sed”. En alemán moderno deriva a “Durst”-”sed” o en inglés moderno a “thirst” con mismo significado. En alemán se encuentra también el verbo “dorren”/”dörren” con significado “secar”.
La razón por la cual la palabra en latín haya terminado para significar “tierra” podría ser la influencia de la filosofía presocrática de los griegos viviendo en la Magna Graecia (sur de Italia) y Sicilia. Muchos de éstos discutían sobre el orígen de las cosas atribuyéndolo a cuatro elementos básicos que podían cambiar ya sea “humedeciéndose” como “secándose”. De ahí que algunos opinaban que la tierra podría haber provenido del agua que se secó para terminar en montañas e islas. Otros también hablaban de un proceso del “calentarse” o”enfriarse” de los elementos.

Namasté.