Archivo | Monolitos por el Mundo RSS feed for this section

Monolitos por el Mundo V: El misterio de Pumapunku

19 Sep

 

Hoy escalamos a los Andes bolivianos y echamos un vistazo a unos de los lugares más rodeados de misterio de la Tierra: Pumapunku, una estructura pétrea que forma parte de Tiwanaku. Pumapunku, que se traduce como Entrada del Puma, es conocido por sus enormes piedras y por la extraordinaria precisión en los cortes y colocación de las mismas. Si conoces el lugar, probablemente hayas oído que las piedras están tan perfectamente unidas que no podrías insertar una cuchilla de afeitar entre ellas. Debido a estos detalles, Pumapunku es considerado como una de las evidencias de que la Tierra fue visitada por aliens, Atlantes, u otros seres mitológicos que presumiblemente son mejores canteros que los humanos.

El mayor de los bloques de piedra mide 7’31 metros de largo y 5’17 metros de ancho, con un peso estimado de 131 toneladas. El segundo bloque más grande encontrado en Pumapunku tiene 7’9 metros de largo, 2’5 metros de ancho y pesa 85’21 toneladas. Ambos forman parte de la Plataforma Lítica y están compuestos por piedra arenisca roja. Basándose en la petrografía y en análisis químicos de muestras de ambos bloques, los arqueólogos concluyeron que estos y otros bloques de piedra arenisca fueron transportados por una pendiente abrupta desde una cantera cercana al lago Titicaca situada a 10 kilómetros de distancia. Los bloques más pequeños que fueron usados para tallar la piedra llegaron de canteras situadas en la Península de Copacabana, a 90 kilómetros de distancia cruzando el lago Titicaca.

Los arqueólogos proponen diversas teorías para explicar cómo se lograron transportar semejantes piedras gracias, tan solo, a la fuerza bruta de los colonos de Tiwanaku, aunque estas sean meras especulaciones. Dos de las más comunes hablan del uso de llamas y el uso de rampas y planos inclinados.

 

En el montaje de los muros de Pumapunku, cada piedra fue finamente cortada para encajar con las piedras vecinas y los bloques se unen como un puzzle, formando las juntas de los muros sin el uso de un mortero. Una técnica de ingeniería común consiste en cortar la cara de arriba de la piedra situada debajo a un cierto ángulo y colocar otra piedra encima, la cual fue seccionada con la misma inclinación. La precisión con la que estos ángulos fueron formados para crear esas juntas tan perfectamente alineadas indica un conocimiento altamente sofisticado del corte de la piedra y de la geometría descriptiva. Semejante precisión sugiere la posibilidad de la prefabricación y de la producción en cadena, tecnologías mucho más avanzadas que la de los sucesores Incas de los Tiwanaku cientos de años más tarde. Los ingenieros Tiwanaku también eran hábiles al desarrollar infraestructuras cívicas para el complejo, construyendo sistemas de riego, mecanismos hidráulicos y sistemas de alcantarillado.

Para entender mejor el tema y sumergirte de lleno en el mundo conspiranoico, el Monolito recomienda este capítulo de la serie documental Ancient Aliens, donde arqueólogos, científicos y grandes freaks dan su opinión sobre Pumapunku.

 

Monolitos por el mundo IV – Amorphophallus titanum

9 Jul

 

Hoy encumbramos a Titan Arum, la flor cadáver, como monolito orgánico del mundo.

Esta especie, originaria de las selvas tropicales de Sumatra (Indonesia), ha florecido ahora en Tokio después de 20 años. Considerada la la flor más grande del mundo, mide más de 1.50 metros de altura (en Alemania se presentó en 2003 un ejemplar vivo de 2,74 m de altura) y además, huele que alimenta. Su colorida y aterciopelada apariencia podría hacernos creer que este falo amorfo titánico huele a rica natura pero nada más lejos, esta especie desprende un olor pestilente que conduce a la asfixia humana.

 

Monolitos por el Mundo III: Vigilantes de la Isla de Pascua

27 Jun

 

Estas gigantescas figuras de piedra, que observan constantemente las estrellas desde la más remota isla del Pacífico, son uno de los grandes misterios sin resolver de la arqueología y son caldo de cultivo para la teoría de los Alienígenas Ancestrales. Esta teoría intenta afirmar que la Tierra fue colonizada por extraterrestres decenas de miles de años atrás, y estos mismos visitantes de las estrellas serían representados en todas las mitologías, existentes a lo largo y ancho del planeta Tierra, como Dioses.

Hasta ahora, se creía que los Moais de la Isla de Pascua habían sido construidos en el año 1.500 de nuestra Era. La mayoría de ellos aparecían con el torso y la cabeza descubierta. Otros parecían ser únicamente una cabeza. Pero en recientes excavaciones, dirigidas por EISP (Easter Island Statue Project), se está descubriendo que esas cabezas tienen torso, enterrado por el paso del tiempo, que pueden llegar a medir 8 metros y en los que aparecen misteriosas inscripciones. Si se demuestra que la profundidad es de 8 metros en la excavación, estaríamos sin duda ante una antigüedad superior a 15.000 años, lo que nos colocaría en un evento con tsunamis próximo a la última glaciación, algo que sería incompatible con la existencia de escritura, al menos en base a los actuales axiomas de la Ciencia.

De momento, aún no se conocen más detalles de la excavación ni resultados en las traducciones de los textos escritos en algunas de las estatuas, pero en palabras del director de la exploración: “La hipótesis más probable es que una ola gigante barrió la isla y su antigua civilación, que se perdió en las brumas del tiempo. Las estatuas no fueron enterradas, pero el paso del tiempo, el escombro y el polvo borraron a esta civilización, de la cual no se sabe nada. Se cree que aquí se pudo situar el mito de la Atlántida y del continente cuyas leyendas resurgieron con este descubrimiento excepcional.”

 

Monolitos por el Mundo II – Torre de Fibonacci

6 Jun

 

Torre de la central eléctrica de Turku (Finlandia), en ella se pueden ver los 10 primeros números de la serie de Fibonacci, que nos conducen al número áureo, la divina proporción: Fi (Φ).

“Todo está ordenado según el número”. Pitágoras ya comprobó que el número de oro dota a la realidad (en la naturaleza, en el arte, en la anatomía del ser humano) de un orden y armonía de natura matemática dentro del tremebundo caos. Aquí un “Redes” fascinante dedicado a la proporción áurea, apto para todos los públicos. Que somos naturaleza, ¡home!

A Christopher.

 

Monolitos por el Mundo I: Centinelas del Ártico

31 May

 

¿Quién protege el norte? Observando la foto, posiblemente sean estos árboles gigantes cubiertos de nieve y hielo. La imagen fue tomada el pasado invierno en la Laponia finlandesa por Niccolò Bondafini, joven fotógrafo italiano especializado en captar paisajes que parecen sacados de otros mundos. Con un poco de imaginación, estos monolitos naturales podrían confundirse con alienígenas que vigilan lo que ocurre a su alrededor. Pero ahí arriba, en el gélido norte, todo está muy tranquilo.